sábado, 3 de marzo de 2012

Una película que no decepcionará

La iraní Nader y Simin: una separación (2011) de Asghar Farhadi, óscar a la mejor película extranjera. Está en el Ojo de Ono. Guion complejísimo, interpretaciones memorables, neorrealismo a más no poder y visión agónica de la vida en una república islámica como nadie la puede ofrecer, a excepción, quizá, de Persépolis, de Marjane Satrapi, otra película admirable. Qué tendrán estos iraníes que nunca defraudan. Las mujeres alucinarán en colores. Lo más próximo es el cine de Rodrigo García, hijo de Gabriel García Márquez, aunque Rodrigo es más lírico e introspectivo. También con él las mujeres alucinarían en colores.