domingo, 29 de abril de 2012

La Expo de Anaisabel

Mi hija mayor ha hecho su primera exposición de pintura en el sotanillo de la modesta cuanto selecta librería Birdy, situada al lado del tétrico museo Villaseñor, en la plazuela ante la Catedral cisterciense. Hasta ahora ha vendido cuatro cuadros de negro, plata y oro, que no está mal; la pena es que hubiera querido quedármelos: me gustaban en especial. Por descontado, agradezco a todos la molestia que habéis tenido en acercaros a gozar de nuestra estrechilla hospitalidad, porque en el sotanejo no cabíais los setenta y cinco que acudisteis, entre mesa de tapas, libros, invitados, trastos y el gordo padre de la artista, que desaloja no poco tonelaje según el injusto principio de Arquímedes. Salimos hasta en el periódico, no veas.