lunes, 11 de junio de 2012

Cosa Nostra y el Papa

Parece ser que la mafia tenía su dinero en el banco del Papa, porque tenía por cierto y seguro que allí, dentro del sagrario, no lo investigaría nadie. ¿Quién va a denunciar a Dios? ¿Un papa cuyo oficio es perdonar? Resulta que el estado Vaticano es, después de todo, un paraíso fiscal más, como Suiza o las islas Caimán. ¿Cómo se ha llegado a saber? Porque el banquero del Papa empezó a investigar, por comisión del mismo Papa, que tiene buenas intenciones, las cuentas numeradas y, de repente, empezó a salir mierda hasta debajo de la alfombra. Tanta salió y tanto  se asustó, que empezó a temer le dieran paseo, contrató a una escolta privada, hizo testamento y elaboró un grueso informe de lo que iba descubriendo para que el Papa se enterase si alguien lo mataba. El informe está ahora a buen recaudo en la fiscalía de Roma, con otra copia en la de Nápoles. Yo haría treinta copias. ¿A que desaparece, es sustituido o le recortan páginas? ¿Qué se apuestan?