jueves, 20 de diciembre de 2012

Obviedad


Lo que me parece realmente horroroso de cualquier fin de mundo es la tarea acumulada que supondría hacer otro, por lo menos, un poco mejor; si ya es horroroso hacerlo ahora, figúrate luego. Parce, Deus!