lunes, 28 de enero de 2013

Una definición dieciochesca de la lengua española

La escribió el latinista Francisco Sánchez Barbero, y se lee en los diálogos satíricos que copia la nonumental edición de Leopoldo Augusto de Cueto, Poetas líricos del siglo XVIII, Madrid, Atlas, II, 1955, p. 605:

Es lenguaje vulgar y chabacano
y vos, un pobre Estante,
¡parbleu! no lo dijeras
si en Dresde y en Berlín morado hubieras.
Desde el principio:
por allá no está en moda
una lengua formada
de mil heterogéneos elementos,
en parte gutural amorunada,
parte semilatina, parte goda,
llena de rustiquez, follaje y ripio.
A los míos y a mí nos acomoda
la nasal expresión y los acentos,
y los... ¿cómo decís? Ah, los matices.