sábado, 19 de julio de 2014

Fray Luis y los pájaros.

Dice fray Luis: "despiértenme las aves / con su cantar süave no aprendido". ¿Y qué quiere decir? Ese deseo de pureza, que refleja en él por puro neoplatonismo renacentista, se encuentra expresado en el sonido y la luz: "luz no usada", "son divino" en sus palabras. La búsqueda de lo genuino. Pero escribe Celso en Orígenes: "Pues si los pájaros, por así decir, nos desvelan por unos signos todo lo que Dios les ha revelado, se sigue de esto que viven en una intimidad más estrecha que nosotros con la Divinidad, sobrepasándonos en esta ciencia y siendo más caros a Dios que nosotros...". Pero habría que poner en correlato a esto el texto de San Mateo, VI, 24-34, que pone a los pájaros como ejemplo de falta de ambición, y el milagroso sermón a los pájaros de San Francisco de Asís así como, desde luego, el famoso poema de John Keats y la respuesta escéptica al mismo de Thomas Hardy. El "Si linguis angelicis / loquar, et humanis..." de los Carmina Burana.