sábado, 30 de agosto de 2014

Los cuatro sentimientos primarios

Por lo visto, los sentimientos preinstalados en nuestro hardware neurológico no son seis como Paul Ekman creía, sino, según un software de observación desarrollado por la Universidad de Glasgow, cuatro: miedo, enfado, tristeza y alegría. Los gestos que acompañan estas emociones en la cara son universales y aparecen en los bebés sin ser aprendidos. Luego se desarrollan, a  partir del miedo, la sorpresa, y, a partir del enfado o ira, la repugnancia: estos sentimientos tienen algunos elementos de gestualidad comunes; pero el fundamento de la sorpesa es el miedo y el fundamento de la repugnancia es la ira. A partir de estas emociones básicas se van derivando las demás.