domingo, 25 de enero de 2015

Tres noticias sobre viejos para el museo de los horrores

I

"El ministro japonés Taro Aso pide a ancianos que mueran rápido"

Encargado de las finanzas del país asiático dijo que la población mayor significa un gasto que el país no puede sustentar.

El 25 por ciento de los japoneses tiene más de 60 años.

Un país en crisis económica no puede darse el lujo de mantener una población envejecida que significa una carga para el sistema social. Ese parece ser el argumento subyacente a las declaraciones del ministro japonés de Finanzas, Taro Aso, quien en una reunión del Consejo Nacional de Seguridad Social pidió a los ancianos del país “que se den prisa y se mueran” para así aliviar la carga fiscal que significa su atención.

Aso, él mismo un venerable señor de 72 años y ex primer ministro nipón, reclamó contra las unidades de reanimación y los tratamientos para prolongar la vida. Las declaraciones no quedaron ahí y añadió que “el problema no se resolverá a menos que les dejemos que se den prisa y se mueran”. A su juicio, los auxilios médicos a personas enfermas solo recargan las finanzas públicas.

En Japón, el gasto para atender a las personas de mayor edad supuso un incremento a los impuestos de consumo de un 10 por ciento el año 2012. Las declaraciones de Aso, citadas por el diario británico "The Guardian" este martes (22.01.2013), provocaron malestar en Japón, lo que forzó al poderoso ministro a intentar matizar el alcance de sus dichos.

"A título personal"

Aso, que asumió su cargo hace pocas semanas, explicó que a él le molestaría que lo ayudaran a extender su propia vida, más sabiendo que ese tratamiento “lo paga el Estado”. Agregó que “yo, personalmente, creo que es importante no prolongar la vida con tratamientos y pasar los últimos días de vida en paz”. Igual reconoció que las expresiones fueron inadecuadas e intentó justificarlas diciendo que él mismo dejó un escrito donde instruye a sus familiares a no extender innecesariamente su vida.

Ya en 2008, Aso había pedido a los ancianos que cuidaran mejor su salud para aliviar las cargas al Estado. “¿Por qué tengo que pagar por las personas que sólo comen y beben y no hacen ningún esfuerzo?”, se preguntó entonces. Las declaraciones son especialmente molestas para un país donde un cuarto de la población tiene más de 60 años.

II

"Una orgía de ancianos causa siete muertos en Bélgica", en Las Provincias, 13-X-2014

En el evento, al que asistieron 200 personas mayores de 65 años, murieron cinco por infarto y dos por edema

Siete ancianos fallecieron durante una orgía exclusiva para mayores de 65 años en un local de intercambio de parejas en la ciudad belga de Charleroi, según informó el periódico Nord Presse.

Durante la orgía diez personas tuvieron problemas de salud y fueron trasladadas a un hospital. Sin embargo, los médicos no pudieron salvar la vida de los siete ancianos que decidieron embarcarse en esta cita sexual. En concreto, cinco fallecieron por ataques al corazón, mientras que otros dos murieron a causa de edemas pulmonares.
El evento contó con la presencia de 200 personas, lo que la convirtió en la mayor orgía para ancianos en el país. El multitudinario encuentro sexual tuvo lugar en mayo, aunque los medios difunfieran la información este lunes. El portal Nord Presse declara que no puede confirmar la veracidad de esta noticia.

III

"Enfermera mata a pacientes molestos y se toma fotos con los cadáveres", AGENCIAS, 14 de Octubre de 2014

En los primeros meses del año, 38 de sus 83 pacientes murieron. En cambio, otras enfermeras tuvieron un promedio de 10 muertes entre sus pacientes

Daniela Poggiali, una enfermera italiana fue acusada de matar a 38 pacientes porque consideraba que ellos y las visitas de su familia la molestaban, informó la policía.

La policía cree que Poggiali, que trabajó en un hospital de Lugo, mató a las víctimas con fuertes dosis de cloruro de potasio y después se tomó fotos con algunos de los cadáveres.

La enfermera de 42 años fue arrestada la semana pasada luego de que la policía calificó la muerte de una paciente de 78 años en abril pasado como misteriosa.

La mujer murió de pronto luego de ir al hospital con un padecimiento no grave. Los exámenes de laboratorio mostraron que tenía altas concentraciones de cloruro de potasio en su organismo.

Eso desató una masiva investigación, tras lo cual se encontró que las muertes se habían incrementado cuando Poggiali estaba de guardia.

En los primeros meses del año, 38 de sus 83 pacientes murieron. En cambio, otras enfermeras tuvieron un promedio de 10 muertes entre sus pacientes.