domingo, 11 de enero de 2015

Un satírico llamado mahatma Gandhi

ANÉCDOTA DE GANDHI

Cuando estudiaba Derecho en el University College de Londres, un profesor racista de apellido Peters tomó a Gandhi ojeriza (en pedante, animadversión), pero el alumno Gandhi nunca bajó la cabeza y, como eran muy comunes sus encuentros, saltaban chispas de alta tensión.

Un día, el profesor Peters almorzaba en el comedor de la Universidad y el alumno vino con su bandeja y se sentó al lado del profesor.

El profesor, altanero, le dijo:

-Señor Gandhi, usted no entiende... Un puerco y un águila jamás se sientan a comer juntos.

A lo que contesta Gandhi:

-Esté usted tranquilo, profesor... Me voy volando.

Y se cambió de mesa.

El señor Peters, amarillo de rabia, decidió vengarse en el siguiente examen, pero el alumno indio respondió con brillantez a todas las cuestiones.

Entonces Peters le hizo la siguiente pregunta:

-Señor Gandhi: si Vd. camina por una calle y topa con una bolsa abandonada y dentro de ella hallara sabiduría y mucho dinero y solo pudiera elegir una de esas dos cosas, ¿qué escogería?

Gandhi responde sin titubear:

-Por supuesto que con el dinero, profesor.

El profesor Peters, sonriendo, le dice:

-Yo, en su lugar, hubiera cogido la sabiduría, ¿no le parece?

Y  Gandhi repuso:

-Cada uno toma aquello de lo que carece, profesor.

El doctor Peters, histérico ya, escribió en la hoja de un examen: ¡Idiota!

Y lo devolvió al joven Gandhi.

Gandhi tomó su examen. Al cabo de unos minutos, se dirigió al profesor y le dijo:

-Señor Peters, usted ha firmado la hoja, pero se ha olvidado de la nota.