jueves, 26 de febrero de 2015

Sindicalismo

El sindicalismo español se financia políticamente. Eso es antinatural y a la vista está que es actualmente todo un problema, cuando tendría que ser una solución. Habría que utilizar la estructura sindical alemana, en la que los sindicatos se financian con las aportaciones de sus miembros. Esa es la senda estrecha, la que no han tomado los sindicatos españoles. Resultados: la tasa de paro en Alemania está en el 7%; la de España en el 20 %. Evidentemente, el sindicalismo español no funciona. Al menos, con la estructura que posee. Y, ¿se ha planteado acaso modificar el sistema? Quia, ¿cómo prescindir de la mamandurria? Sería "tarea del negro", como en el mus, rehacer toda esa legislación ineficaz, compuesta no para resolver los problemas, sino para sacar "partido" (político, y económico) de ellos. Una solución posible, la de asumir el sistema alemán, que funciona. Pero eso nunca se verá propuesto en los medios de comunicación o aparecerá oscurecido, como hasta ahora. ¿Por qué? Por eso: es una senda estrecha, difícil, penosa, que requiere paciencia, inteligencia, profesionalidad... Todo aquello de que carecen los sindicatos españoles.