lunes, 20 de abril de 2015

La adaptación a la lengua moderna del Quijote por Trapiello es muy mejorable

Todavía no se ha puesto a la venta, pero por lo poco que he leído de los fragmentos que ofrece el artículo de El Mundo transcrito más abajo, la modernización del Quijote que ha hecho Trapiello, un buen escritor e investigador, es muy discutible y con errores. Tampoco es buena la de Pérez Reverte, una mera condensación o "adelgazamiento" que elimina episodios y carece de notas léxicas. En este campo hay auténticas maravillas, como la que hizo de la Celestina Eduardo Alonso González para la Editorial Vicens Vives, particularmente difícil pero que adopta un método muy bien estudiado que debería ser seguido por los demás. Sin embargo, todavía no han acertado con la del Quijote. También anda por ahí una adaptación al "moderno" del Lazarillo por mi colega Francisco Arenas que está entre los libros digitales más vendidos y no he podido ver.

Para muestra basta un botón desde su mismo principio: "En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme" debe adaptarse sencillamente como "no llego a acordarme", pues se trata de una perífrasis verbal aspectual ingresiva propia de la lengua de esa época.

***

De El Mundo, hoy:

Carlos Salas, "Por fin podremos entender 'El Quijote' sin tropiezos"

El poeta, escritor y ensayista, durante la promoción de su novela... 

Millones de hispanohablantes van a poder leer 'El Quijote' sin grandes tropiezos gracias a una hazaña realizada por el escritor Andrés Trapiello. Hace 14 años emprendió la tarea de 'traducir' el clásico al español moderno. "'El Quijote' está escrito en una lengua que ni hablamos ni, a menudo, entendemos: el castellano del siglo XVII", afirmaba Trapiello en su blog para explicar su aventura.

Esta edición evita las más de 1.500 notas a pie de página que se necesitaban para explicar palabras caídas en desuso. Será puesta a la venta el próximo 2 de junio por Ediciones Destino (Planeta), con un entusiasmado prólogo de Mario Vargas Llosa.

He aquí varios párrafos comparados de 'El Quijote' original con el nuevo de Trapiello.

Primera parte, capítulo I

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía no hace mucho un hidalgo de los de lanza ya en olvido, escudo antiguo, rocín flaco y galgo corredor. Consumían tres partes de su hacienda una olla con algo más de vaca que carnero, ropa vieja casi todas las noches, huevos con torreznos los sábados, lentejas los viernes y algún palomino de añadidura los domingos. El resto de ella lo concluían un sayo de velarte negro y, para las fiestas, calzas de terciopelo con sus pantuflos a juego, y se honraba entre semana con un traje pardo de lo más fino

Segunda parte, capítulo 19

Si no os picáredes más de saber más menear las negras que lleváis que la lengua -dijo el otro estudiante-, vos lleváredes el primero en licencias, como llevaste cola. 

Si os hubiérais jactado de utilizar la lengua tanto como os jactáis de manejar esas espadas que lleváis, habríais sido el primero en la licenciatura, y no el último de la cola

Segunda parte, capítulo 67

(...) Muchas veces te he aconsejado que no seas tan pródigo en refranes, y que te vayas a la mano en decirlos, pero paréceme que es predicar en desierto, y castígame mi madre, y yo trómpogelas

(...) Y muchas veces te he aconsejado que no seas tan pródigo en refranes, y que te sujetes, pero me parece que es predicar en el desierto, y ríñeme mi madre, por un oído me entra y por otro me sale

Segunda parte, capítulo 69

Esto me parece argado sobre argado, y no miel sobre hojuelas. Bueno sería que tras pellizcos, mamonas y alfilerazos viniesen ahora los azotes. No tienen más que hacer sino tomar una gran piedra y atármela al cuello y dar conmigo en un pozo, de lo que a mí no pesaría mucho, si es que para curar los males ajenos tengo yo de ser la vaca de la boda. Déjenme; si no, por Dios que lo arroje y lo eche todo a trece, aunque no se venda

Me parece que llueve sobre mojado, y no miel sobre hojuelas -replicó Sancho-. Estaría bueno que tras pellizcos, sopapos y alfilerazos viniesen ahora los azotes. No tienen más que tomar una gran piedra y atármela al cuello y dar conmigo en un pozo, cosa que no me pesaría mucho, si para curar los males ajenos tengo yo que ser la vaquilla de la capea. ¡Déjenme!, si no, por Dios que lo mando todo a hacer puñetas, aunque no se vendan

Segunda parte, capítulo 51

Quisiera enviarle a vuestra merced alguna cosa, pero no sé qué envíe, si no es algunos cañutos de jeringas, que para con vejigas los hacen en esta ínsula muy curiosos; aunque si me dura el oficio, yo buscaré qué enviar, de haldas o de mangas

Quisiera enviarle a vuestra merced alguna cosa, pero no sé qué enviar, como no sean unas cánulas que hacen muy curiosas en esta ínsula para jeringas de la vejiga; aunque si me dura el oficio, yo buscaré qué enviar, bien o mal logrado