lunes, 4 de mayo de 2015

Diccionario de la mamandurria

Juan Tortosa, "Diccionario de la mamandurria", en Público, 3-V-2015:

Mamandurria: “Sueldo que se disfruta sin merecerlo, sinecura, ganga permanente”. Así define la Real Academia de la Lengua un término a cuya categoría pertenecen perfiles muy distintos de personajes a quienes, en época electoral, se les suele reconocer porque manifiestan un mayor nerviosismo del habitual y andan todo el día tentándose la ropa dado el peligro que corre el chollo del que disfrutan.

Son esos miles, decenas de miles, cientos de miles de personajes en nuestro país que deben su puesto de trabajo a un sinnúmero de razones entre las que casi nunca figuran sus propios méritos. Para mantenerse luego en él, eso sí hay que reconocérselo, desarrollan todo tipo de habilidades para pegarse a la prebenda como una lapa, pero no pueden evitar estos días que se les note el miedo que tienen a que la tortilla cambie, sus benefactores pierdan la poltrona y en consecuencia, ellos acaben donde siempre debieron estar: fuera de un puesto que nunca se merecieron.

Son esos cientos de miles de asesorías y ocupaciones varias completamente prescindibles para las que nunca salió a concurso la plaza que ocupan. Son esos cientos de miles de puestos que se chupan un dinero que nos hace falta, entre otras muchas cosas, para que no recorte ya más en profesionales, por ejemplo de la dependencia, la sanidad o la educación.

En el mundo de la mamandurria se mueve una fauna tal que permite hasta elaborar un diccionario de términos con los distintos perfiles Para abrir boca, me permito exponer aquí algunos de ellos que sin duda reconoceréis:

Acojonao

Cualidad propia del inseguro, por lo general mala persona, que convierte a su propietario en un peligroso compañero de todo aquel con quien se cruza en su vida. Eterno ultrajado que se queja de todo y recita interminables memoriales de agravios, pero que a la hora de la verdad te deja tirao cuando le propones enfrentarse a cualquier tipo de injusticia. Él no lo sabe, pero lo que más le acojona de todo es la posibilidad de que la situación de la que se queja se solucione. Es tóxico en cualquier ambiente y sobrevive amargao de la vida.

Corcho

Término que suele utilizarse para describir a ese tipo de seres que siempre flotan. Sortean con singular habilidad las adversidades y se les reconoce por su excepcional desenvoltura en el manejo de la sonrisa y la capacidad para decir siempre aquello que su interlocutor quiere oír. Su ideología es la mentalidad práctica y su objetivo permanecer. Mantenerse llevándoselo crudo en los mejores abrevaderos gobierne quien gobierne. Nunca pierden y, por supuesto, siempre flotan.

Enchufado

Primo, cuñado, o hijo del amigo de un cargo público quien en su día utilizó su poder para que a la gente de su entorno “no le faltara de ná”. La RAE lo define como aquella persona “que ha conseguido un empleo o beneficio por enchufe y no por méritos propios”. Alguna tesis doctoral se ha iniciado al respecto sobre el asunto pero con escaso éxito: no encontraron facultad ni tribunal donde alguien no se mosqueara con el temita de marras.

Entusiasta del exceso de celo

Dícese de aquellos mandos intermedios, en empresas públicas sobre todo, cuya eficacia siempre estuvo por encima de las expectativas de sus superiores. Dada su capacidad para intuir o adivinar lo que quieren sus jefes, siempre suelen ir un punto más allá, lo que a los poderosos les pone mucho más fácil la tarea y les evita esa horrible incomodidad que supone tener que levantar teléfonos y montar pollos.

Espinazo destrozado

Síndrome generalizado entre aquellos eficaces gestores cuya habilidad fundamental es vivir inclinado y feliz ante los deseos, designios y caprichos de quien lo colocó en el puesto que ostenta, lo que le permite llevarse a casa una tan abundante como poco merecida “morterá” cada mes.

Genuflexo

1. (Del lat. tardío genuflexus, part. pas. de genuflectĕre). 1. adj. arrodillado.
2. Eso es lo que dice la Academia de la Lengua, a lo yo añadiría: “desvergonzado, amoral y carente del sentido del ridículo si a cambio de ser humillado consigue mantener sus prebendas”.

Mamapollas

1. Término de tal contundencia gráfica y denotativa que, aunque aún no está registrado en ningún diccionario, parece claro que no precisa explicación técnica alguna.
2. Aún así, y para ilustrar a quien de ello precise… dícese “mamapollas” de aquella persona, animal o cosa que decide dedicar su vida a complacer al poder creyendo que así le irá mejor en la vida. Cuando descubre su equivocación, suele consolarse con el placer que le proporciona haber descubierto tal práctica. Y claro, acaba convirtiéndola en rutina diaria.

Miedica

1. adj. despect. coloq. miedoso.
2. [persona] Que es cobarde o siente miedo con facilidad.
3. Apocado que siempre suele tumbar una decisión mayoritaria para acabar con alguna injusticia. El miedo siempre ha sido el mayor enemigo de cualquier movilización. Por eso el poder lo potencia y lo riega. En un gran número de casos, y cuando descubre lo inútil de su postura, el miedica acaba arrepintiéndose de su condición

Paniaguado

1. Servidor de una casa, que recibe del dueño de ella habitación, alimento y salario.
2. Allegado a una persona y favorecido por ella.

Parásito

(Del lat. parasītus, y este del gr. παράσιτος, comensal)
1. adj. Biol. Dicho de un organismo animal o vegetal: Que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo.
2. Persona que vive a costa ajena.

Pelotas

1. com. Persona aduladora, que hace la rosca
2. loc. Adular a alguien para conseguir algo.
3. Tocarse o estar tocándose uno las pelotas loc. vulg. No trabajar nada,estar holgazaneando
4. Dícese también de quien besa por donde pisa la persona de quien depende su sueldo y no pierde ocasión de decirle lo guapo que está, lo bien que habla y lo estupendo que es todo lo que hace. Ama ser despreciado y le gusta arrastrarse: un miserable.

Profesional de las puertas giratorias

Dícese de aquellos presuntos seres humanos que cuando están en el poder defienden a muerte los intereses de las empresas de las que proceden. Suelen ser los mismos que, cuando se les echa del cargo, siempre encuentran a mano agradecidos prebostes dispuestos a pagarles los favores que, con las decisiones que adoptaron cuando estaban en el poder, contribuyeron a incrementar escandalosamente sus cuentas de resultados.

Profesional del periodismo orgánico

Dícese de aquellos escribanos cuya pluma ha estado al servicio del poder y la utilizan hasta el último minuto para infundir recelo, miedo y rechazo a posibles cambios. Para ello chantajearán, intoxicarán y mentirán todo lo que sea necesario. Aún así, si la tortilla llega a dar la vuelta, no tendrán ningún reparo en realizar un giro de 180 grados en horas veinticuatro y ofrecer inmediatamente al nuevo poderoso, sin pudor alguno, su mercenaria y desvergonzada pluma.

Rata

Dícese, en época preelectoral, de todo aquel político o beneficiado por un político que, oliéndose la tostada de que se acaba el chollo, empieza a abandonar el barco y a buscarse la vida en otros derroteros antes de que llegue el desastre. Esos derroteros pueden ser, perfectamente, los mismos a los que combatían con furor hasta el mismísimo día anterior.

Rastrero

1. [persona] Que actúa de forma despreciable o innoble para conseguir sus propósitos, a costa muchas veces de la propia humillación. “sabíamos que era rastrero, pero no sabíamos hasta qué punto se
rebajaría” antónimos: noble2. Que implica o denota vileza o falta de nobleza. “consiguió convencerlos con chantajes y otros procedimientos rastreros”

Sargento eficaz

Mando intermedio experto en putear a sus subordinados por encima de las instrucciones que tiene para hacerlo. Suele ser extremadamente útil para quien necesita esbirros que le hagan un trabajo sucio con el que el poderoso siempre podrá argumentar que no tiene nada que ver.

Servil

1. De los criados o que tiene relación con ellos. “en los palacios, la actividad servil es muy intensa”
2. [persona] Que muestra una actitud exageradamente humilde y servicial ante los superiores o
poderosos, generalmente para obtener un beneficio. “un servil mayordomo; el rey Alfonso, receloso de un vasallo poco servil y muy aventajado en las luchas, desterró al Cid; una separación tajante dividía la sociedad antigua entre clases señoriales y clases serviles”
3. En el primer tercio del siglo XIX, partidario de la monarquía absoluta.

Superviviente profesional

Espécimen experto en continuar estando donde está ocurra lo que ocurra a su alrededor y sin que nadie sepa explicarse cómo lo consigue. Suele hablar poro, sonreír mucho, comprometerse nada, definirse nunca y escaquearse con admirable habilidad de aquellos lugares donde huele cualquier conato de conflicto.

Trepa

1. (coloquial) Persona que intenta ascender profesional o socialmente aprovechando cualquier circunstancia y sin importarle los medios que utilice para ello. “es un trepa capaz de mentir o acusar a un compañero para ganarse el favor del jefe”.
2. En época electoral, como ocurre estos días. dícese de buena parte del personal que anda literalmente de los nervios, afilando cuchillos y perfeccionando sus malas artes para ponerlas en práctica apenas tomen posesión los nuevos gobiernos municipales y autonómicos.