martes, 12 de mayo de 2015

La cobertura mediática sesgada del programa económico de Podemos, por Vicenç Navarro

Vicenç Navarro, "La cobertura mediática sesgada del programa económico de Podemos", en Nueva Tribuna, 11 de Mayo de 2015:

El año pasado el Profesor Juan Torres, Catedrático de Economía de la Universidad de Sevilla, y yo, que había sido Catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona en su día, y ahora lo soy de Ciencias Políticas y Políticas Públicas en la Universidad Pompeu Fabra, fuimos contactados por la dirección del nuevo partido Podemos a fin de que les preparáramos un documento que estableciera las líneas estratégicas que deberían orientar a un gobierno progresista en el desarrollo de su programa económico en varias legislaturas en España.

El hecho de que nos contactaran es fácil de ver. El profesor Juan Torres y yo, junto con uno de los que habían sido sus discípulos más destacados, Alberto Garzón, habíamos escrito un libro, Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España, tres años antes, en el que mostramos que la justificación que el gobierno español estaba dando para defender sus políticas de austeridad no era creíble. Presentamos datos empíricos señalando, por ejemplo, cómo el gobierno del PSOE, presidido por el Sr. Zapatero, podría haber conseguido más dinero público revirtiendo la bajada de los impuestos de patrimonio o de sucesiones (que había aprobado) que congelando las pensiones. Este libro, que en un principio iba a publicar la casa editorial Aguilar, una de las mayores del país, fue publicado por una editorial muy pequeña, Sequitur, a la cual tuvimos que recurrir a toda prisa cuando Aguilar retiró su oferta debido a nuestra negativa a eliminar de nuestro libro elementos críticos con la banca privada española, en un momento en el que, por lo visto, dicha casa editorial estaba renegociando su deuda con la banca.

Nuestra agradable sorpresa fue que, a pesar de ser la editorial poco conocida, el libro se distribuyó extensamente, pasando a ser uno de los libros más vendidos en España en la sección de economía. Y nuestra mayor gratificación fue que, como consta en una fotografía que apareció en los medios, el movimiento 15-M lo llevaba en sus manifestaciones en la Plaza del Sol, mostrándolo a los medios que cubrían sus manifestaciones, denunciando que se estaba dañando el bienestar de las clases populares del país con el argumento de que no había alternativas. Nuestro libro mostraba claramente que sí que las había. De hecho, la certeza y utilidad del libro se han acentuado todavía más durante el periodo de gobierno del Partido Popular, donde las políticas de austeridad se han incrementado.

Era lógico que un movimiento político-social como Podemos, cuyas raíces están en parte en el movimiento 15-M, nos pidiera más tarde al Profesor Torres y a mí que les ayudáramos a preparar las líneas generales de sus programas económicos (es decir, hacia donde deberían orientarse), con un objetivo de transformación profunda (factible pero ambiciosa) de las estructuras económicas y sociales del país. No era, y tampoco se nos había pedido, el programa económico del gobierno Podemos para su primera legislatura, programa económico que se desarrollaría más tarde, tras un proceso de reflexión y debate interno dentro de tal formación política iniciado y estimulado por nuestro documento, que Podemos retituló como Un proyecto económico para la gente. El profesor Torres y yo éramos muy conscientes de que este partido era una formación política nueva que intentaba crear otra cultura de partido, basada en la amplia consulta y participación de sus miembros. El propósito de nuestro documento era ayudar a que se iniciara dicho debate.

El documento era una crítica a la sabiduría convencional reproducida en los mayores medios de información del país, muy influenciados por la estructura de poder.

Ni que decir tiene que el documento incluyó muchas propuestas de por donde debía ir un nuevo gobierno progresista, que chocaban con la sabiduría convencional del país y con las políticas de austeridad que se estaban imponiendo por parte de los distintos gobiernos, a pesar de carecer de un mandato popular, pues ninguna de tales políticas estaba en la oferta electoral de los partidos gobernantes.

Nuestras propuestas significaban, en muchas ocasiones, un giro de casi 180º sobre lo que se estaba haciendo. Y ello se debía a que nuestra lectura de las causas de la Gran Recesión era muy distinta a la que se reproducía en los fórums donde dicha sabiduría convencional se cocina y se promueve. La crisis no era, como esta decía, consecuencia de un gasto público excesivo (“nos gastamos más de lo que poseemos”), sino que era consecuencia precisamente de las políticas neoliberales que se habían estado aplicando y que habían creado un enorme crecimiento de las desigualdades, con un notable descenso de las rentas del trabajo (creando un enorme problema de demanda) y un gran incremento de las rentas del capital (y muy en especial de las del capital financiero, crecimiento que se había basado en un gran endeudamiento de la población y en un aumento de la inversión especulativa, origen de las burbujas que explotaron, iniciando la Gran Recesión).

De este análisis se derivaban la mayoría de las líneas estratégicas sugeridas en el documento, que tenían como objetivo conjugar el bienestar de la población con la eficiencia económica, redistribuyendo la riqueza, reduciendo las desigualdades, optimizando la equidad como condición para aumentar dicha eficiencia, y subrayando la importancia de democratizar toda la sociedad en todas sus dimensiones, incluyendo la económica. Un gran número de propuestas encajaban con la tradición socialdemócrata, que había alcanzado su máxima expresión en aquellos países donde los partidos socialdemócratas, en alianza con otros partidos progresistas, habían gobernado más tiempo, a saber, los países nórdicos. Era lamentable que los partidos que se llamaban a sí mismos socialdemócratas hubieran abandonado esas políticas, reciclándose como socioliberales.

La respuesta de la gran mayoría de los medios

Como era predecible, la respuesta fue de una enorme hostilidad, tanto en el establishment político-mediático español como en el europeo. El Presidente del Bundesbank llegó incluso a indicar que tales propuestas destruirían Europa. No fue así, sin embargo, en fórums más rigurosos. En el Financial Times, uno de sus associate editors (Wolfgang Münchau) indicó que, en líneas generales, lo que proponíamos era lo que España necesitaba. En España, predeciblemente, los medios que expresaron mayor hostilidad fueron los diarios y revistas económicos, y fundaciones como Fedea, financiados por la banca y/o grandes empresas del IBEX-35.

El contraste con la manera como los medios han presentado las propuestas económicas del partido liberal (en realidad, neoliberal) Ciudadanos, cuyo principal asesor económico fue precisamente uno de los fundadores del blog Nada es Gratis (hasta hace un año vinculado a Fedea), es abrumador y refleja el sesgo conservador y neoliberal tan marcado de los mayores medios de difusión. Los dirigentes de este partido saben que mienten descaradamente cuando acusan a Podemos de proponer la revolución bolivariana (como en Venezuela), presentándose ellos mismos como defensores del modelo escandinavo (como el de Dinamarca), lo cual, a la luz de sus propuestas neoliberales, alcanza niveles de inverosimilitud. Dinamarca es uno de los países con mayor desarrollo del Estado del Bienestar y con un mayor número de personas ocupadas en los servicios públicos del Estado del Bienestar, situación que sería imposible de alcanzar con las medidas propuestas por Ciudadanos, cuyas reformas del mercado laboral reducirían todavía más el nivel salarial, acentuando además la destrucción de puestos de trabajo.

Los ataques al documento y/o a Podemos: su supuesta moderación y/o radicalización

El documento de Juan Torres y mío ha sido debatido y discutido a todos los niveles de Podemos, y según nos consta, la gran mayoría de propuestas desarrolladas por tal partido encajan y están desarrolladas dentro del marco que nosotros propusimos. Y así lo han comunicado sus dirigentes y los coordinadores del programa económico. Un gran número de medios, sin embargo, han intentado crear la opinión de que Podemos se ha radicalizado, y otros de que se ha moderado. Los medios próximos al PSOE han sido los que han enfatizado el argumento de que Podemos se ha radicalizado. Un ejemplo es el artículo “Podemos contra Podemos”, de la revista El Siglo, en el que, en una de sus secciones, “El ‘borrador Navarro y Torres’, en el cajón”, se indica que el documento ha sido ignorado como consecuencia de una supuesta radicalización de Podemos. Como ejemplo, señala que Podemos ha cambiado nuestra propuesta de bajar la edad de jubilación de los 67 a los 65 años, bajándola más, a los 60, lo cual no es cierto, como ha confirmado el encargado de desarrollar el programa, el Sr. Nacho Álvarez.

Desde el otro polo mediático, las críticas han sido hacia el otro lado, indicando que Podemos se ha moderado, mostrando como ejemplo el abandono de la renta básica universal, asumiendo que dicha medida es más radical que las propuestas que nosotros hicimos y que continúan siendo debatidas, de resolver la pobreza y la desigualdad a través de otras medidas que han sido más eficaces en su reducción que las propuestas de la renta básica universal, que, por cierto, no se han aplicado en ningún otro país.

Una última observación. La intención de nuestro documento era iniciar un debate, lo cual no ha ocurrido en Ciudadanos, donde el programa económico ha sido generado por un número limitadísimo de economistas sin ningún debate en su formación. En cambio, en Podemos, nosotros éramos conscientes de que se iniciaba un proceso en el cual algunas propuestas que hacíamos variarían y/o cambiarían. Nos alegra constatar que no ha sido así en la mayoría de ellas y lo atribuimos a que, sea cual sea la orientación de un gobierno progresista, las líneas generales serían bastante parecidas.

Ni que decir tiene que el debate interno ha ralentizado el proceso y que hay elementos de este proceso que, de consultársenos, hubiéramos sugerido cambiar para evitar ciertas frustraciones. Nos consta que se están tomando medidas correctoras para evitarlas. Pero creo importante que se clarifiquen muchas mentiras y manipulaciones que, una vez más, se han publicado por un gran número de medios a fin de desacreditarnos al Profesor Juan Torres y a mí, y también a Podemos.