lunes, 11 de mayo de 2015

La historia de la muerte de Ben Laden fue transformada en una mentira para justificar el programa de torturas de la CIA

Un artículo del premio Pulitzer Seymour Herch ha desvelado al fin que Ben Laden no fue localizado por una analista de la CIA que utilizaba información suministrada por presos torturados en Guantánamo, sino que fue fruto de una simple delación de uno de los miembros del Servicio de Inteligencia Paquistaní, a cambio de la cuantiosa recompensa que se ofrecía. El delator vive ahora en Estados Unidos con identidad falsa protegida y una cuantiosa fortuna. En realidad, Ben Laden estaba preso en una casa del Servicio de Inteligencia Paquistaní muy enfermo por miedo de que delatase las relaciones de Arabia Saudi con el terrorismo salafista. El comando americano fue guiado a su celda para que fuera ejecutado sin más y se inventó esa historia para esconder la implicación terrorista de Arabia Saudí y defender la legitimidad del programa de torturas de la CIA. Los detalles ahora cuadran por entero. La noticia, enteramente convincente, puede ser leída aquí. Se trataría de un nuevo caso de manipulación informativa, esta vez a escala global, y, además, con apoyo de Hollywood, lo que es cada vez más frecuente, y si ha surgido ahora es porque Obama ya no se va a presentar a presidente.... Pero puede afectar a Hillary Clinton.