domingo, 3 de mayo de 2015

Los siete tipos de españoles según Baroja

Fermín Gassol Peco, "Pío Baroja, hoy", de Miciudadreal (2 mayo, 2015):

“Dar ejemplo no es la mejor forma de influir sobre los demás, es la única manera de hacerlo” (Albert Einstein). El escritor donostiarra y el científico alemán, coetáneos, se conocieron con ocasión de la visita que este último realizó a España, pero a buen seguro que no hablaron de esto.

Pertenecían a dos mundos tan distintos como son la novela y la física, si bien estos dos geniales autores se hubieran puesto fácilmente de acuerdo sobre la frase de Einstein porque es cierto que nadie convence más sino aquel que vive lo que predica. Pues bien, como genios que fueron en las disciplinas que ejercieron por vocación, Baroja fue un médico sin ella, tenían el mismo pensamiento sobre el saber.

Einstein se fue de España pero nuestro novelista vasco se quedó en ella recorriéndola de manera generosa. Cuentan las crónicas que un buen día a principios de siglo, Baroja apareció en una tertulia que existía en el nuevo café de Levante en la madrileña calle Arenal, una tertulia a la que asistían autores e intelectuales, ahora sí, de la talla de Valle Inclán, Unamuno, Zuloaga, Penagos, Pérez Galdós…en fin, una maravilla de contertulios. Esa tarde de mayo apareció después de uno de sus múltiples viajes por nuestra piel de toro el hipercrítico Baroja mientras la tertulia charlaba sobre las distintas clases que había de españoles; fue entonces cuando a modo de un Moisés sin sus tablas pero con la experiencia vivida, soltó lo siguiente: 

Verdad es que en España hay siete clases de españoles sí, como los siete pecados capitales. A saber:

Los que no saben
Los que no quieren saber
Los que odian el saber
Los que sufren por no saber
Los que aparentan que saben
Los que triunfan sin saber
Los que viven gracias a que los demás no saben.

Dicen los presentes que Unamuno y Benito Pérez Galdós aplaudieron a Baroja. Sobre todo por el último punto, el que dice “los que viven gracias a que los demás no saben”. Estos últimos se llaman a sí mismos “políticos” y a veces hasta “intelectuales”.

Han pasado cien años largos y hoy podemos analizar cómo les ha ido a estas siete clases de españoles, si ha variado algo esta especie de “heptágono filosófico barojiano”.

Veamos, de todas ellas creo que su número se ha visto reducido a dos o tres, con distinto peso y por otras causas. Ha desaparecido del mapa el grupo de “los que sufren por no saber” y es que uno de los avances sociales sin discusión en este siglo pasado ha sido el hecho de que quien desea saber, acaba sabiendo.

Como consecuencia de esto, aquellos que no saben es porque, o no quieren saber u odian saber. Estamos hablando sobre todo de una parte importante de la juventud que teniendo posibilidades de aprender, decide tirar por la calle de la falta de interés por la cultura. Y una rama muy peligrosa de esta clase de ignorantes es aquella que componen los que creen saber haciendo bueno el dicho de que la ignorancia es muy atrevida. Y por último siguen estando aquellos que triunfan sin saber y aquellos que triunfan gracias a que los demás no saben. Pío Baroja se refería entonces a los políticos en una España inculta. La pregunta surge: ¿En qué grado se encuentran actualmente? Seguramente que con suertes muy distintas, pero hoy de “aquel que no quiere saber” a “los que viven y triunfan porque los demás no saben” solamente sigue habiendo un solo paso, un desgraciado y grave paso…hacia el abismo de la incultura.