miércoles, 26 de agosto de 2015

Una víctima del ladrillo

Chico Buarque, CONSTRUCCIÓN

Amó aquella vez como si fuera el único
Besó a su mujer como si fuera la última
Y a cada hijo suyo cual si fuera el pródigo
Y atravesó la calle con su paso cómico
Subió a la construcción como si fuera sólida
Alzó en algún lugar cuatro paredes mágicas
Ladrillo con ladrillo en un diseño lógico
Sus ojos empapados de cemento y tráfico
Se puso a descansar como si fuera un príncipe
Comió frijol y arroz como si fuera máquina
Bailó y se rio como si fuera el prójimo
Y tropezó en el sol como si oyera música
Se bamboleó y tembló como si fuera sábado
Y terminó en el suelo hecho un paquete tímido
que agonizó en el medio del paseo náufrago.
Murió a contramano interrumpiendo al público.