lunes, 5 de octubre de 2015

Cine descarnado

Los del norte son maestros cuando se trata de visceralidad. El que más, Hanecke. Esta escena de La cinta blanca, junto algunas de Funny Games, son un buen ejemplo de esa increíble crueldad. Al menos Bergman le echaba poesía.