martes, 5 de abril de 2016

El orden en los complementos

En idioma inglés hay un orden bien claro, de naturaleza semántica, que deben adoptar los adjetivos. No sé ya en lo que toca a los adverbios, esos adjetivos del verbo, pero habría que estudiarlo. Es sin duda esto del orden sintagmático una de las partes más apasionantes de la morfosintaxis, pero, que yo sepa, bien poco se ha estudiado. En las enumeraciones, las gramáticas fracesas como el Bon usage recomiendan el mnemotécnico alfabético, para evitar también protestas o presuposiciones cuando se cita a personas, pero si existen varios complementos directos, por lo menos tres, creo yo que el más largo debe siempre ir al final para equilibrar la frase, antes del mediano, y el más corto pegado al verbo. Es el orden que mejor entiende el cerebro, salvo cuando se disloca porque se genere alguna inconsecuencia semática, en cuyo caso es preferible seguir el orden lógico o el cronológico. Además, ese orden permite empaquetar la locución en cláusulas homogéneas de extensión y por tanto de comprensión y ritmo, facilitando el isocolon o equilibrio de las frases y una progresión proporcional y no irregular de los sintagmas. Uno siempre puede recurrir además a los dobletes y tripletes y a las más laboriosas bimembraciones y trimembraciones para equilibrar la prosa, pero el motivo de esta hoja volante es una observación que me ha saltado a los ojos mientras corregía un texto propio sobre la Ilustración. Yo había puesto

En lo sucesivo a los filósofos les será cada vez más difícil ignorar las contribuciones objetivas de la Ciencia.

Como bien sabían algunos prosistas latinos, Suetonio, por ejemplo, conviene desplazar ("focalizar", se diría ahora) en el principio de la frase la palabra o sintagma más importante o relevante de la oración, aunque no sea sujeto, así que me dispuse a dislocar el complemento "en lo sucesivo" y lo puse con ayuda del dislocador de textos del ordenador en este lugar:

A los filósofos les será en lo sucesivo cada vez más difícil ignorar las contribuciones objetivas de la Ciencia.

Pero no sé por qué, me suena fatal en esa posición, quizá porque el sujeto "ignorar, etc." debía estar más cerca de su verbo, aunque cuenta con la ventaja de aproximar la cláusula temporal al verbo. Pero también porque lo verdaderamente importante para matizar era otro sintagma y no ese. Y creo que lo que al final escribiré será el sujeto

Ignorar las contribuciones objetivas de la Ciencia les será a los filósofos cada vez más difícil en lo sucesivo.

En español se tiene tendencia a posponer el sujeto al verbo cuando aquel no controla la acción del mismo: "explotó una bomba", "sonó un disparo" etcétera. Inversamente, se tiene tendencia a anteponer la información nueva (el "foco" o focalización lingüística) porque nuestro pensamiento es fundamentalmente analítico más que sintético.