martes, 21 de junio de 2016

Resumen del acto de Carolina Bescansa en Ciudad Real

En el acto convocado el 20 de junio en los jardines del Prado de Ciudad Real por Unidos Podemos intervino la Candidata al Congreso por C. Real Ana Belén Jiménez, el candidato al Senado Luis Benítez de Lugo, el diputado autonómico por Podemos José García Molina y la diputada en el Congreso Carolina Bescansa

Se repartieron sombrillas, sombreros y limonada para evitar el calor y se colocaron 120 sillas para todos los asistentes. Unos clowns atendieron a los niños. Asistieron unas trescientas personas como mínimo y antes de empezar se recogieron las preguntas de los asistentes para los invitados y se repartieron varios ejemplares del Programa de Podemos. El acto empezó a las siete y media más o menos, tras atender Carolina a diversos medios de comunicación. Asistieron además miembros de los círculos de Puertollano, Malagón, Tomelloso etcétera y el acto fue transcrito a lengua de signos simultáneamente para que pudieran enterarse los sordomudos.

Primero intervino Luis Benítez de Lugo, arqueólogo y profesor candidato al Senado por UP. Dijo que ha fracasado el bipartidismo, no la gente; Podemos ha demostrado desde 2014 que es posible hacer una nueva política.  El conjunto que forma UP (IU, EQUO y PODEMOS) se ha mostrado más fuerte que la suma de sus partes y la labor es devolver la voz de la gente a las instituciones. El Senado, según la Constitución, posee dos atribuciones importantes: cambiar la ley electoral y organizar la estructura territorial. Y es muy poco representativo: con el 40% de los votos de la provincia el PP posee el 75% de la representación en esa cámara. Eso hay que cambiarlo: el Senado tiene que servir a la gente y no a los poderosos: sirve ahora de “retiro dorado” a ellos y a los exalcaldes. La sonrisa es el emblema de Podemos: no debe haber política inspirada en el terror sino en la paz. “Cospedal, no queremos más tus políticas; PP, fuera de Castilla-La Mancha… Un gobierno de cambio es posible”

A las ocho y cinco intervino la segunda candidata al Congreso por UP, Ana Belén Jiménez. Dijo que subía a las tablas por vez primera; es valdepeñera y de familia humilde: estudió en la enseñanza pública y ha pasado 20 años de su vida trabajando en una sanidad también pública. ¿Conoce mejor esas instituciones un registrador de la propiedad? Es madre y ama de casa ¿conoce mejor la economía doméstica que un doctor en economía y empresa? Es donante de órganos, pertenece a la ACNUR y a la Asociación contra el maltrato y cederá parte de su sueldo a programas solidarios. ¿Va a hacer eso un consejero de Bankia? Le dio las gracias a Carolina Bescansa por haber cofundado Podemos: “Si no lo hubiera, habría que inventarlo”. 

No le gustan los neumáticos de Seseña, el amianto de Toledo, la central nuclear de Villar de Cañas, el TTIP, el impuesto al Sol, el proyecto de minería de tierras raras, que los manchegos vayan a curarse a Madrid en clínicas privadas y que las enfermedades extrañas las atiendan también allí, obligando a desplazarse a las familias de los enfermos; las contratas misteriosas, la falta de personal que redunda en el estrés del existente, la pobreza energética, la pobreza pura y simple y cada vez mayor, los pederastas, las inmatriculaciones, el IBI que solo pagan algunos, las tarjetas black, los minusmileuristas, la corrupción, la esclavitud sexual, el proxenetismo, la  violencia de género y el “la maté porque era mía”, que cobre menos la mujer por el mismo trabajo y que tenga que criar sola sus hijos sin ayudas volviéndose más pobre, que la mujer se pase la vida siendo una esclava de sus hijos, luego de sus mayores y por último de sus nietos porque sus hijos no tienen conciliación laboral, y, aún peor, que esto no se valore… Hace falta también una ley de educación que asegure la coeducación. Y todo eso se puede cambiar, exclamó. “¡Sí se puede! ¡Qué no os engañen!”

José García Molina comenzó su intervención diciendo que “huele a flores, pero también al cambio. ¡Bienvenidos al nuevo país que vamos a construir entre todos!“ y citó a Thomas Jefferson: “Prefiero más los proyectos, ideas, sueños de futuro que las historias del pasado”, algo que, cuando es pasado es más de pesadilla que de otra cosa es preferible mil veces. Añadió que la contienda electoral era un ring donde se enfrentaban Cospedal y todos los mayores que, como sus padres andaluces analfabetos, emigraron a Cataluña a trabajar para criar una familia, de forma que su nieto pudo trabajar como profesor universitario en Talavera, algo que le hacía reflexionar cuando veía a sus alumnos salir “con título y sin trabajo” y tener que emigrar como ellos a Europa. Por eso, dijo, “a Cospedal no la echaron ni Luis ni yo, sino la gente”. Habló de lo que en el acto anterior dijo Echenique: “Hay gente que no cambia su voto, pero ha cambiado sus valores”, y se dirigió a quienes tienen aún los mismos valores, a los socialistas de corazón para que votaran a Podemos. Dijo que “ya está bien de cementerios: Seseña, el nuclear y el de Ciudad Real”, aludiendo al hecho de que se diera un pelotazo espectacular en la época de Rosa Romero cuando el ayuntamiento compró, para ampliar el cementerio, algo que después no se hizo, un terreno por cinco millones de euros, cuando su propietario lo había comprado solo tres meses antes por un millón setecientos mil. Y con esto acabó su intervención.

Habló después Carolina Bescansa. Afirmó que los representantes de Podemos sufren todo tipo de ataques continuamente. “Nos tratan mal porque tratan mal al pueblo” pero “somos mayoría y la minoría son ellos”. No se ganan votos con tertulias en televisión, sino en las tertulias familiares en la cocina. El cambio se dirime en pocos votos y según la última encuesta de Sigma 2 ya existía igualdad de votos entre PP y Podemos. Agradeció el trabajo y esfuerzos de las humildes personas que han montado el acto y especialmente de las mujeres. Indicó que su propósito era convencer sobre todo a los que todavía no son de Podemos y que había venido a este jardín como a una plaza pública, el único lugar donde nadie puede negar el derecho de reunión, como con frecuencia se hace. Que su labor era ante todo agradecer y explicar “el programa electoral más participado de la historia de la democracia”, donde se ha consultado a centenares de expertos y a toda la gente que ha sido posible para que hicieran propuestas “con la intención de escribir una ruta para sacar de la crisis a nuestro país”. Comentó que era también “el programa más leído de la historia de la democracia” y añadió que los partidos políticos del bipartidismo nunca han tenido mostrado excesivo interés en divulgar su programa. La propuesta más votada fue que “si un gobierno no cumple lo que promete, la gente tenga derecho a convocar un referéndum y echarlo”. Mencionó a los muchos expertos que se consultaron y que llegaron a la conclusión de que “la crisis y la corrupción son la misma cosa”. Los imputados se presentan a las elecciones con todo descaro. Mencionó de nuevo el pelotazo popular del cementerio de Ciudad Real, que supuso al pueblo pagar cuatro veces más de lo que valía y mencionó que los expertos aseguran que eso es incluso más de lo que es la corrupción: “El 25% de las licitaciones en España es corrupción”, un total en nuestro país de 48.000 millones de euros, justo lo que se necesita para resolver nuestro problemas. Y dijo que no se roban billetes, sino puestos de trabajo, plazas de guardería y de hospital, etcétera. Es imposible que el sector privado reinicie la economía, porque en España está formado fundamentalmente por PYMES, así que el motor para reactivar la economía debe alejarse de los cuñados y los yernos y ser el sector público. Reformar el mercado de trabajo y reactivar el consumo familiar, así como asumir una política fiscal expansiva, “echando a los chorizos de las instituciones” debe bastar para sacar al país de la crisis.  Como dijo el 15 M, “no hay pan para tanto chorizo”, y ahora están los chorizos temblando. “Que la gente tenga dinero para que las PYMES puedan funcionar” es el secreto de la reactivación económica que persigue Podemos, así como recuperar derechos y puestos de empleo en el servicio público. Es importante también reducir la factura energética para no depender tanto del petróleo. Sobran políticos en los consejos de administración de las Eléctricas que lo obstaculizan cobrando impuestos al Sol.

Mencionó el hecho de que un niño de 6 años le preguntara qué iban a hacer para crear trabajo; eso la horrorizó, y se contestó que lo necesario para que niños de seis años no tuvieran necesidad de preguntar eso. Hay que evitar que la infancia quede en riesgo de pobreza. Volvió a mencionar que “ya estamos, según encuestas, en empate técnico con el PP, Partido del no se Puede”, y mencionó la necesidad de expandir el mensaje de Podemos dejándose la piel en las “tertulias de cocina”, que son las que importan, estudiándose el programa. “Hay que estudiar”, conminó. Tiene especiales ganas de restregarle en las narices a Mariano Rajoy lo de que “debe gobernar la lista más votada”, y las encuestas internas dicen que es posible. Terminó su intervención diciendo que “¡Vamos a ganar el futuro y el presente!”

Después hubo un turno de preguntas hechas por el público. La primera fue “en qué va a afectar el TTIP a Castilla-La Mancha”; contestó Luis Benítez de Lugo: hará que las denominaciones de origen de productos por las cuales es famosa: el vino, el queso, la berenjena de Almagro, puedan ser producidas por estadounidenses sin cortapisas y no valgan para nada.

La segunda pregunta fue “cómo es el proyecto educativo de Posemos”. Contestó Molina: será una educación sin recortes, sin privilegios para la concertada y que apueste por la educación pública, cuyo propósito sea reducir el fracaso escolar y siga el modelo de Finlandia, donde el fracaso escolar se ha reducido al 0’2 %.

Por último se preguntó cuál era la política de UP para combatir el paro. Carolina Bescansa contestó que era crear inversión pública mediante la ley de dependencia, una política fiscal expansiva y un fomento y protección de las PYMES.

Y así concluyó el acto cuando eran ya las nueve de la noche.