viernes, 22 de julio de 2016

La poesía inédita de Feijoo

Poco a poco va saliendo a la luz la poesía inédita de Feijoo, últimamente treinta y tres poemas nuevos, que alargan a más de un centenar los que ya se conocen de él; es conceptista, pero moderado según el ejemplo, creo yo, del Eugenio Gerardo Lobo de la segunda época, ya que sus agudezas no son oscuras sino entendibles. Que tenía un concepto ya romántico de la Poesía lírica, adelantado a su tiempo, ya se sabe, o lo sabemos desde que lo subrayó Guillermo Carnero, pero no se deja llevar por la libertad de sentimientos y pensamientos, porque no era su natural disposición. Me hace gracia aquello de:

El creer lo que no vemos
es de los cristianos fe,
mas la fe de los amantes
es querer lo que se ve. 

Y es elegante este a la consagración de una novicia:

Estribillo

La mariposa alada
oh, con cuán finas ansias
al fuego luciente del amor divino
se llega, se acerca, se enciende, se abrasa,
y de su ceniza
se forma nueva llama.

Coplas

Para el mejor sacrificio,
mariposa enamorada
en su corazón se lleva
hoguera, víctima y ara.
Y de su ceniza
[se forma nueva llama].

En su corazón que, puesto
en la pira soberana,
va avivando los ardores
con el batir de las alas.
Y de su ceniza
[se forma nueva llama].

Tan festiva es la tragedia,
que del luto se hace gala 
sirviendo el humo que sube
al cielo, de luminaria.
Y de su ceniza
[se forma nueva llama].

Mucho arde y mucho luce,
pues, aun después de apagadas,
brillando están las pavesas
mil celestes llamaradas.
Y de su ceniza
[se forma nueva llama]. 

La víctima acepta el cielo
y tanto su ardor le agrada,
que desde hoy plaza de estrella
en su esfera le señala.
Y de su ceniza 
[se forma nueva llama].


Hay un par de romances satíricos e ingeniosos, donde se cita por cierto a Don Quijote, y dos sonetos satíricos:

 «A un poeta malo que en sus versos siempre introduce especies deshonestas»

Versista entre los serios machacón
como entre los festivos matachín,
si aun para poetastro eres ruïn,
¿quién te mueve a poeta baladrón?

Hirviendo de Asmodeos el riñón
tienes, según te explicas, oh, mastín;
y en priapismos ardes, porque, al fin,
es tu deidad el ídolo Dagón.

Atente a tu ejercicio de truhän,
que te viene mejor, como también 
al que contigo va de mancomún.

Deja las coplas, que asco a todos dan,
pues tu discurso es de un palafrén;
tu gracia y tu donaire, de un atún.

A un poeta malo que en sus versos siempre introduce especies deshonestas

Siendo tu cara y hechos de pagano;
la traza y modales, de Agareno,
dinos, así Dios quiera hacerte bueno,
qué señas te han quedado de cristiano.

Si la inmundicia tienes de marrano;
de víbora o cerastes, el veneno;
de razón y de juicio estará ajeno
quien en ti reconozca el ser humano.

Después de examinarte sin encono,
por canicular bruto te defino,
pues tus escritos dicen, uno a uno,

que tienes en morder diente canino,
y muestras en ladrar con desentono
y en tus torpes pruritos, lo perruno.