miércoles, 23 de noviembre de 2016

La extraña falta de entropía suficiente

Pregunta Carlo Frabetti:

¿Por qué hay tanto orden en el universo, si de acuerdo con la segunda ley de la termodinámica la entropía -es decir, el desorden- ha de aumentar continuamente? El estado más probable del universo es el de una entropía muy alta: una inmensa sopa de partículas homogéneamente caótica. ¿Por qué, pues, observamos un nivel de entropía tan relativamente bajo?

Como respuesta a esta pregunta, el físico estadístico Ludwig Boltzmann sugirió, a finales del siglo XIX, la posibilidad de que el universo “excesivamente ordenado” que observamos sea una fluctuación aleatoria surgida en un metauniverso de mayor entropía, mucho más grande que el nuestro e inobservable. Y por otra parte, en un universo caótico (como podría/debería ser el nuestro) estas fluctuaciones aleatorias podrían dar lugar a entidades conscientes surgidas de pronto por puro azar, e incluso dotadas de recuerdos y de una sensación subjetiva de orden que nada tuviera que ver con el caos reinante. Y la posibilidad de que surgieran estos “cerebros de Boltzmann” solipsistas, aun siendo extremadamente improbable, lo sería menos que la de un universo realmente tan ordenado como para que la vida y la consciencia fueran en él fenómenos normales.