viernes, 20 de abril de 2012

Hola, Don Pepito

Don Pepito Bonito, el empresario que sudaba un montón la camisa y ha recorrido todos los caminos, veredas y vericuetos de la región manchega hasta perderse en algún ignoto y transilvano paraje de los Montes de Toledo, el gran repartidor de migas para amigotes, ha hecho saber, en Vanity Fair, que cobrará algo más de ochocientos mil euros por sus memorias, cuya primera entrega se publicará a partir de octubre.


Uno, muy lector de autobiografías, seguirá el evento acuciado por lo que le toca de manchego; quizá no haya mentiras, o tantas que no merezca leerse, o mentiras tan parecidas a la verdad que, para el caso, dé lo mismo, que es lo que los sutiles suelen hacer (Bono lo es). Dejará, espero, cabos sueltos para encontrar lo que uno busca entre las pardas sementeras de los renglones, incluso un aeropuerto abandonado, o no valdría la pena comprar el tocho, que, por lo que pregona, tendrá un precio muy poco social y quizá ni siquiera socialista.