domingo, 15 de abril de 2012

Los hippies que querían cambiar el mundo

Californianos y parisinos de los setenta no querían cambiar la sociedad, sino el mundo; deseaban un mundo nuevo, con nuevos valores. Recapitulando en los ochenta concluyeron tristemente que no lo consiguieron, aunque sí parar una guerra, hacer más difíciles las demás y lograr más derechos civiles. 


Yo creo que sí crearon un nuevo mundo, aunque no lo reconocemos al verlo. Ese nuevo mundo es Internet. Esa es una de las consecuencias que se pueden sacar de la Biografía de Steve Jobs por Walter Isaacson. No es poco para una generación, sobre todo si la comparamos con la de aquí, una generación tapón/pelotazo que quería una España no europea, sino parecida a Europa, como escribió F. G. de Cortázar. Muchos quieren seguir prolongando todo ese interesado parecer, que salvaguarda una ética del miedo apropiada para una dictadura, pero no para una democracia. Por fortuna todavía estamos a tiempo para impedir la quinta guerra carlista.