viernes, 25 de mayo de 2012

Prolegómenos para la reforma del Todo

Predije lo del butrón de Bankia (ya parecía sospechoso que el Rato pasara y abandonara el barco), y ahora aparece claro como el agua (cuando el agua está clara).  En el fondo (del hundimiento) se halla la mediocridad de las clases burguesas y dirigentes españolas, nada comparables a las francesas o las alemanas, y sin siquiera estilo, como las italianas, incapaces cuales son de invertir en otra cosa que no sea en estólido ladrillo, lo menos constructivo y dinámico económicamente hablando que hay; el español, con mentalidad de rentista o funcionario pachón, prefiere tener cualquier cosa menos ideas y no crear empresas ni luchar para mantenerse a flote; el senequismo, que decía Ganivet, uno que terminó igual que Séneca. El siguiente paso: oh pa, yo via 'cé un corraíto! en esta crisis suave que precede a la verdadera, como la del 21 precedió a la del 29. Pero, evadiendo realidades concretas y marchando a los plácidos senderos teóricos de lo abstracto, que no duele, respecto al problema de un gobierno necesario y global en el mundo para lo mejor, o quién debiera regirlo, si es un quien el que debe regirlo, porque hasta ahora parece un qué, y cómo, si es que hubiera un cómo y no esa especie de voz media, ni siquiera pasiva refleja, que preside todo, y si fuera posible hacerlo desde arriba, desde abajo o desde ambas posiciones, siempre para lo mejor, porque la hipoteca de lo posible es la sostenibilidad malthusiana (el para de ahora no está nada claro y más parece un hacia o incluso un contra) habría que afrontar algunas verdades, a veces incómodas, que provienen ante todo de la Sociología:

1. La Paradoja de Arrow.
2. El principio del 20% de Wilfredo Pareto, que nadie ha conseguido desmentir.
3. Que los únicos medianamente capacitados para gobernar un planeta como este son los antropólogos culturales, ni siquiera líderes morales meramente simbólicos al estilo de Yunus o Mandela.
4. Que el único camino que conduce sin excesiva destrucción a la mejora de todo es el diseñado con los lentos y racionales instrumentos de negociación de Jürgen Habermas, que muchos bestiajos son incapaces de soportar, por lo de Pareto precisamente, y nos llevarían al cabo de los siglos a la Suiza global.
5. Que se acerca, asoma, ya está aquí el coco mayor de la crisis malthusiana.
6. Qué qué vamos a hacer con China, si China no nos dice qué va a hacer.

En lo que abarca mi modestísimo y más que desinformado entendimiento del problema, no hay otra ni tutía.


Por cierto, acaban de descubrir una nueva especie de gusano que vive ciego, oculto e invisible bajo las arenas, ignorado en lo más profundo e ignoto de la fosa de las Marianas. Hay discusiones sobre qué nombre ponerle. ¿Qué tal Zapaterus optimissimus