domingo, 26 de agosto de 2012

Melancolías cinematográficas


Uno echa de menos ver en la pantalla algunas modestas rarezas como La gata negra, de Edward Dmytryk  (1962), El beso de la mujer araña (1985) de Héctor Babenco, La commare seca (1962), de Bertolucci, Les enfants du paradis (1945) de Marcel Carné y El salario del miedo (1953) de Clouzot, pero no caerán esas brevas. Menos mal que tenemos Pollo con ciruelas (2012), de Satrapi.