lunes, 19 de mayo de 2014

Solo una cosa no hay. Es el olvido

"Solo una  cosa no hay. Es el olvido", dice Borges, un leído escritor que además es leído. O sea, dos veces leído. Muy releído, también, por lo cual nunca será desleído: es indele(gi)ble. Con lo cual quiero decir solamente lo que he dicho: que no se puede uno borrar así como así de la Entretela, de la Internet o Entrerred o como quieran ustedes llamar a la cosa esa en que están prendidas estas letras no letales, porque no pueden morir; siempre habrá alguna copia por ahí más o menos pirata, en alguna memoria o universo intermedio, ya que no paralelo. En Internet las estelas no se disuelven, no se hace camino al andar. Llegará un momento en que la Internet tenga tanta memoria, datos y consistencia que podrá compararse con  una realidad, aunque rudimentaria, pasada y de ámbito local, y cuando eso llegue, que llegará, podremos llamarnos hijos de Dios y se habrá cumplido la profecía de la serpiente: "Y seréis como dioses". No dioses, pero sí muy parecidos.