viernes, 2 de junio de 2017

Trucos de mnemotecnia

Pablo Canto, "7 trucos de mnemotecnia que puedes aplicar en tus exámenes", en El País 2-VI-2017:

"Prometo a Ana ver la Tele". Y ya te sabes las fases de la mitosis celular

Los exámenes finales y la selectividad están a la vuelta de la esquina. Para intentar que agarren en la memoria esas fechas y nombres que se resisten, hay vida más allá de subrayados y resúmenes (y chuletas): también puedes recurrir a la mnemotecnia.

La mnemotecnia es un conjunto de estrategias que ayudan a memorizar ideas complejas de forma sencilla. "Es como si la memoria fuera un almacén, y la mnemotecnia los trucos para ordenar ese almacén para que sea más accesible y quepan más cosas", explica por teléfono a Verne Alfredo Campos, catedrático de Psicología especializado en memoria y mnemotecnia. Aquí tienes unos trucos para cuando se te resisten palabras clave, fechas o autores.

1. Mnemotecnia de palabras clave

Este truco se aplica sobre todo para el aprendizaje de vocabulario en otros idiomas. Consiste en vincular la palabra que queremos aprender a otra que se le parezca fonéticamente en nuestro idioma –aunque no tengan nada que ver– e imaginar una escena que la asocie con el significado de palabra la que queremos aprender. Campos pone el siguiente ejemplo:

Quieres aprender que la palabra en latín "os" significa hueso. Primero, la vinculas a la primera palabra que se te venga en español por su parecido. Por ejemplo, "oso". Después, asocias esa palabra al significado de la que quieres aprender. Imaginas a un oso comiendo un hueso.

El libro Estudiar es divertido: técnicas de estudio y cálculo mental incluye ejemplos para palabras en inglés:

Run = Correr. Run se pronuncia ran. Imaginas correr junto a una rana.

Bill = Cuenta o factura. Imaginas a Buffalo Bill pagando la cuenta.

2. Acrónimos

Los acrónimos son, según Campos, una de las prácticas mnemotécnicas que más aplicamos en el día a día. Consisten en formar una sola palabra con las iniciales de una frase o listado de palabras. Un ejemplo aplicable en la PAU para los alumnos que se examinen de Economía es el acrónimo de la fórmula del interés compuesto: "Carrete".

La fórmula del interés compuesto es I (interés) = C (capital) x R (rédito) x T (tiempo). De modo que CxRxT= CARRETE.
3. Acrósticos

Consiste en formar una frase utilizando las iniciales de las palabras a memorizar. En Mnemotécnicas, una página que recopila reglas mnemotécnicas en diferentes idiomas, aparecen varios acrósticos que pueden ser útiles para la PAU. Por ejemplo, para memorizar elementos de la tabla periódica:

Segunda línea (Litio, Berilio, Boro, Carbono, Nitrógeno, Oxígeno, Fluor, Neón) = "La BBC no funciona".
Las fases de la mitosis celular:

Profase, metafase, anafase y telofase: Pro meto a Ana ver la tele.
Wikipedia, en su entrada sobre los métodos de integración en matemáticas, recoge un clásico para la fórmula de la integración por partes: "Un Día Vi Una Vaca Vestida de Uniforme"

Arriba, la fórmula de la integración por partes. Abajo, su acróstico.

4. Técnica de loci (lugar)

¿Te suena las expresiones: "en primer lugar [...], en segundo lugar..."? Provienen de esta regla mnemotécnica. "Es una técnica que utilizaban los griegos para preparar exposiciones", cuenta Campos. "Consiste en imaginar un recorrido que hagamos a diario y sepamos de memoria, y asociar localizaciones de ese recorrido con lo que queramos memorizar". De ahí la expresión. Un ejemplo:

Queremos aprender los países de la unión europea. Imaginamos el recorrido desde casa al instituto. En primer lugar, al salir, hay una panadería: panadería-baguetes-Francia. En segundo lugar, pasamos por un concesionario de Wolkswagen. Wolkswagen-Alemania. En tercer lugar por un edificio feísimo, muy vulgar. Vulgar-Bulgaria...
El recorrido a utilizar debe estar completamente integrado en la memoria, por lo que el ejemplo de este método (al igual que ocurre con el siguiente, el palacio de la memoria), no puede ser aplicado por cualquiera. Cada uno debe crear su propio recorrido único.

5. Palacio de la memoria

Es similar a la técnica de loci pero, en vez utilizar un recorrido, utiliza un edificio o casa que conozcamos de memoria. A cada habitación de la casa se le asocia una categoría. Tiene la ventaja de que no hace falta recorrerla por orden, sino ir entrando a las habitaciones y, dentro de las habitaciones, crear subcategorías. Eso lo hace idóneo para memorizar palabras de distintas categorías o apartados. Por ejemplo, la historia de la literatura a partir del XIX con tu hogar:

Mi hermana tiene 27 años, por lo tanto, su habitación será la generación de 27. El cuarto de baño es la habitación en la que más agua hay, el agua corriendo es muy bucólica y a los románticos les encantaba lo bucólico y pastoril, así que el baño será el romanticismo. Yo estoy viviendo la crisis, como la generación del 98, que vivió la crisis de la guerra hispano-estadounidense, así que mi habitación será la generación del 98. La habitación de mis padres, siempre riñéndonos porque no sabemos lo que cuesta traer dinero a casa, será el realismo.

Después, dentro de cada habitación, se continúa. Por ejemplo, la habitación del realismo: empezamos por las mesillas. Es la única habitación con dos mesillas, y dos rima con Galdós. Las cortinas tienen un color pardo, que es el apellido de Emilia Pardo-Bazán. El armario es tan grande que parece una barraca, que es una de las obras más famosa de Blasco Ibáñez...

6. Técnica del relato

Este truco sirve para memorizar listados de palabras, y consiste en elaborar un relato que contenga las palabras a memorizar. Puedes utilizar las propias palabras que tengas que aprender o convertirlas en imágenes que las sugieran. No es necesario que la historia sea lógica o congruente, solo que genere un hilo conductor que permita vincular todas las palabras. En el libro Cómo salvar los exámenes, del mnemonista Maximiliano Texeira, ponen el siguiente ejemplo para recordar el teorema matemático de Rouché-Frobenius:

Teorema de Rouche Frobenius trata sobre los sistemas compatibles o incompatibles y sus matrices.
Rouche - Roncha
Frobenius - Frog, rana en inglés
Sistemas - Un cajero automático
Compatibles - Una pareja de enamorados
Incompatibles - Una pareja que se pelea
Matrices - Los personajes de Matrix, con sus gabardinas y gafas de sol

Hay una roncha en la cara de un sapo que está sacando dinero en un cajero automático. En la fila del cajero hay una pareja de enamorados compatibles que se besan. Detrás, dos incompatibles, que cuando están a punto de pelearse, aparecen los agentes de Matrix y les piden que se calmen.

7. Sistema fonético

Se utiliza para memorizar números. Consiste en sustituirlos por letras, de modo que formen palabras fáciles de memorizar. "Es muy útil para aprender fechas", cuenta Campos, "pero también es de los más complicados de utilizar porque requiere de un estudio previo del sistema fónico internacional". Este sistema es una conversión internacional de números a letras:

1 – t d (para recordarlo: ambas letras tienen un solo palito recto y solo tienen una sílaba)
2 – n ñ (ambas tienen dos palitos rectos y dos sílabas)
3 – m (tiene tres palitos rectos)
4 – c k q (empieza por c, que suena como la k y la q)
5 – l (L es 50 en números romanos)
6 – s z (empieza por s, y la z es una "s" al revés)
7 – f (la F se parece a un 7)
8 – ch j g (la consonante de la palabra 8 es ch, y la g parece un ocho sin cerrar. La j suena como la g)
9 – v b p (la "n" ya la usa el 2, y la otra consonante de la palabra 9 es "v. La b suena igual que la v, y la p es una b dada la vuelta)
0 – r (c está cogido porque es el cuatro, y la otra consonante de la palabra cero es la r)

Aquí puedes ver un par de ejemplos de su aplicación:

Fecha del descubrimiento de América: 1942, en sistema fónico es DCPN. Diacepán. Para acordarte, puedes imaginar a Colón súper agobiado por no encontrar tierra, tomándose un Diazepan.
Año del nacimiento de Freud: 1856, en sistema fónico es TCHLS. Tachuelas. Para acordarte, puedes imaginar a Freud hablando de pulsiones sexuales con un tanga de tachuelas. No es una imagen bonita, pero sí efectiva.

Otra forma de convertir los números en palabras sin necesidad de memorizar el sistema fónico es buscar palabras que rimen con los números, formar frases con ellas y asociarlas a una idea: uno-tuno, dos-tos, tres-estrés...

Cómo aplicar la mnemotecnia

Muchas de estas reglas consisten en vincular la palabra o datos a memorizar a una imagen mental. "Una cosa es el método, que es común para todo el mundo, y otra es la imagen que la persona crea para recordar, que es diferente para cada persona", cuenta Campos. Por eso, de muchas de ellas pueden darse ejemplos de cómo funcionan, pero eso no significa que podamos aplicar ese mismo ejemplo, sino utilizarlo para crear nuestras propias imágenes.

Para que todas estas normas sean efectivas, Alfredo Campos recomienda no utilizarlas como técnicas aisladas, sino implementarlas junto al resto de técnicas de estudio. "Son una herramienta más", explica. "Hay que aplicarlo junto a los resúmenes, los esquemas e incluso las chuletas, que no dejan de ser resúmenes muy condensados". Luego, eso sí, Campos recomienda dejar las chuletas en casa.