viernes, 28 de agosto de 2015

Según El País, Cospedal ha doblado el déficit manchego, hinchado los presupuestos y mentido en las cuentas

Fernando J. Pérez, "Los nuevos Gobiernos autónomos denuncian deudas impagables", El País, 28 de agosto de 2015:

Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana o Aragón acumulan desfases presupuestarios de miles de millones.

Los nuevos Gobiernos autónomos encabezados por el PSOE tras las elecciones del 24 de mayo han descubierto un abismo financiero al asomarse a las cuentas regionales. Comunidades como Castilla-La Mancha, la Valenciana o Aragón acumulaban a finales de junio, coincidiendo con el fin de los mandatos del PP, desfases presupuestarios por valor de miles de millones de euros. Casi todas las regiones habían superado a mediados de año los objetivos de déficit para todo el ejercicio 2015. Los recientes Ejecutivos de izquierda prevén dificultades para prestar los servicios y pagar las nóminas a los funcionarios.

Los nuevos Gobiernos regionales llegaron al cargo con el propósito declarado de no invocar la “herencia recibida”. Es el mantra de que “en política se viene llorado de casa”. Sin embargo, la profundidad del agujero que han encontrado en las cuentas, y la rigidez de los objetivos de déficit que impone el Ministerio de Hacienda a las comunidades, han trastocado esas buenas intenciones.

Este jueves, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina, desgranó en las Cortes de Toledo, los datos de la contabilidad regional. Y trazó con ellos un paisaje en tono gris oscuro. El consejero informó de que, a 30 de junio pasado, cuatro días antes de que Emiliano García-Page, tomara el relevo de Dolores de Cospedal en la presidencia castellano-manchega, la deuda viva de la región ascendía a 13.146 millones de euros frente a los 6.260 millones de cuatro años antes.

La presidenta del PP de Castilla La-Mancha y expresidenta de esa comunidad, Dolores de Cospedal, rechazó ayer las críticas a su gestión económica durante la legislatura anterior. Para Cospedal, el PSOE de Emiliano García-Page “quiere buscar excusas para ya antes de empezar a gobernar, -porque hasta ahora no han hecho nada-, decir que no van a poder hacer aquello a lo que se comprometieron”.
La número dos del PP nacional calificó de “bochornosa” y “demagógica” la intervención en las Cortes del consejero de Hacienda castellano manchego, Juan Alfonso Ruiz Molina. Cospedal lamentó “el hecho de que ahora quienes dejaron una previsión del déficit (en 2011) del 12% estén discutiendo sobre si el déficit de este año será del 0,7% o del 0,8%, cuando antes no decían absolutamente nada”.
Según la presidenta del PP regional “hay que tener caradura para decir, como ha dicho el PSOE, que se ha destruido el Estado del Bienestar, cuando hace cuatro años los que llegábamos al gobierno no teníamos para pagar la dependencia, ni los gastos de farmacia y había deudas con las universidades que no estaban ni tan siquiera reconocidas”.

El 30 de junio, fecha que coincide con el ecuador del ejercicio 2015, en la Consejería de Sanidad se había ejecutado el 93,5% del presupuesto y en la Consejería de Educación se había gastado el 82,3% de lo previsto para todo el año. El servicio regional de Salud (Sescam) apenas disponía a principio del verano del 15% de los fondos presupuestados hasta diciembre, según el consejero.

Ruiz Molina informó de que para que los 70.000 funcionarios y empleados públicos autonómicos puedan cobrar sus nóminas —incluida la extra de Navidad— faltan 99 millones. También apuntó un déficit de 32 millones en el gasto de las consejerías y de 143,7 millones en el Sescam. A estas cifras hay que añadir más de 37.000 facturas por 119 millones.

El consejero denunció que el Ejecutivo de Cospedal elaboró para 2015 un presupuesto en el que se infravaloraron los gastos y se inflaron los ingresos. El 30 de junio, las arcas solo habían ingresado el 40,5% del dinero previsto para todo el año: 6.249,8 millones. La situación era especialmente grave en los impuestos que dependen de la comunidad autónoma. Así, en el impuesto de sucesiones solo se había recaudado el 27,8% de lo presupuestado, cifra que caía al 22,5% en el impuesto de actos jurídicos. De los fondos europeos Feder, a mediados de año no se había ingresado ni un euro de los 53 millones previstos.

Ruiz Molina puso de relieve un dato que considera “grave” para demostrar que el Gobierno de Cospedal hinchó artificialmente el presupuesto de ingresos: la diferencia entre los impuestos regionales efectivamente recaudados en 2014 y la previsión para 2015 es del 22,9%.

Comunidad Valenciana, unas cuentas llenas de sorpresas

JOAQUÍN FERRANDIS

El Gobierno valenciano no podrá cumplir el objetivo de déficit fijado por el Ministerio de Hacienda para este año. “El 0,7% del déficit ya lo alcanzó el anterior Gobierno del popular Alberto Fabra en el mes de mayo pasado”, asegura la Consejería de Hacienda, que prevé cerrar el ejercicio con un déficit superior al 2%.

El Gobierno de la Generalitat (una coalición entre el PSPV y Compromís) se encontró el pasado julio, tras la toma de posesión, con el 81% del presupuesto ejecutado, según fuentes de Hacienda. No ha sido la única sorpresa con la que se ha encontrado el Gobierno que preside el socialista Ximo Puig. La Consejería de Hacienda ha detectado gastos por importe de 280 millones de euros sin cobertura presupuestaria y otros 400 millones de euros de gasto sanitario anotados en una cuenta extrapresupuestaria que se tendrán que pagar con el presupuesto de 2016.

A ello hay que añadir la enorme deuda acumulada durante los años de Gobierno del PP: 37.615 millones de euros en el primer trimestre del año, según los últimos datos del Banco de España, lo que representaba un 37,5% del producto interior bruto (PIB) regional y situaba a la Comunidad Valenciana como la autonomía más endeudada en términos relativos. Un porcentaje cinco puntos por encima de Cataluña, la región más asfixiada en cifras absolutas.

La Comunidad Valenciana sigue haciendo frente a los pagos a proveedores, gracias al Fondo de Liquidez Autonómico, aunque Puig ya ha insistido en que si no se cambia en profundidad el sistema de financiación autonómica la Generalitat será inviable.

Entre mayo y junio pasados, con Cospedal gobernando en funciones, el déficit se disparó del 0,41% del Producto Interior Bruto al 0,84%. Este incremento se produjo por el aumento del gasto en el periodo preelectoral, según el consejero. “Durante cuatro años, han incumplido todos los objetivos de déficit a favor de los cuales había votado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que tiene narices, con perdón, y siguen votando a favor de una senda injusta de objetivos para las comunidades autónomas”, recriminó el consejero a los diputados del PP.

El agujero de las arcas castellano-manchegas no para de crecer. En la actualidad, las cuentas corrientes de la comunidad solo tienen 43 millones de euros, una cifra que “es como no tener nada”, según el consejero. Las proyecciones de su equipo apuntan a que el saldo de tesorería a final de año será negativo: -347,9 millones.

La situación no es mejor en otras comunidades que han cambiado de Gobierno. En Aragón, el desfase presupuestario es de 800 millones de euros, según el consejero de Hacienda, Fernando Gimeno. “Tenemos que preparar un plan para poder pagar las nóminas en septiembre”. Este plan implica modificar en 130 millones de euros el presupuesto. “No cumplimos ni de lejos los objetivos de déficit marcados por la UE y el Gobierno —un 0,7%—, los vamos a duplicar”, advierte Gimeno.

En Extremadura, el Ejecutivo de Guillermo Fernández Vara se encontró con un presupuesto ejecutado en un 78% a mitad de año y un déficit del 0,97%. “Existen ingresos ficticios por valor de 600 millones”, afirman fuentes del Gobierno regional.

En Cantabria, el Gobierno del regionalista Miguel Ángel Revilla —apoyado por el PSOE— habla de una deuda “descontrolada”, que alcanzará los 2.735 millones a final de año, 1.442 millones más que en 2011. El pasado julio, la vicepresidenta cántabra, Eva Díaz Tezanos (PSOE) aseguró que el Ejecutivo del popular Ignacio Diego hacía unos presupuestos “falsos y tramposos”, con “ingresos imposibles”.

Con información de Concha Monserrat.